viernes, 24 de septiembre de 2010

Carta al Gobernador de Formosa

En el día de La Primavera
CARTA
Primavera sin flores
Señor Director:
Hoy martes 21 comienza la Primavera, donde comienza una temporada de flores y de amores, de verdores y de esperanzas, de belleza y de pájaros que vuelan libres cantando su libertad. Es también el día de los jóvenes, estudiantes y no estudiantes, que llevan dentro de su cuerpo y de sus espíritus ese brío de los potros que cabalgan festivos llenos de vitalidad cantando “pintarse la cara color esperanza”, de Diego Torres. “Hay que sacarlo todo afuera para que nazca la Primavera”, dice ese otro canto de Mercedes Sosa, invitándonos a recrear relaciones humanas, ciudadanas y solidarias. La Iglesia celebra en este día al mártir San Mateo, que vivió su Primavera dando la vida por causa de Jesús, que lo invitó a seguirlo y a jugarse anunciando la Buena Noticia, trabajando por la ciudad igualitaria, teniendo como bastón el Evangelio. Y la dio por Jesús, por el Reino y por amor a los hombres. ¡Pero lo que son las paradojas de la vida! Primavera se llama la comunidad de los Toba Qom que llevan más de 50 días en la ruta 86 luchando por sus incuestionables derechos a la tierra y al respeto. En realidad, esta comunidad se llama Potay sapukna (pata de oso) desde mucho antes que llegaran los “blancos” a la zona. Y además, la bautizaron como una “colonia”. Tan increíble como la foto de Julio Roca, matador de indios, que llevan los billetes de $ 100 pesos de mayor valor en Argentina.
Cuando estuvimos el otro día varios curas visitando una vez más a la gente en sus reclamos, los hemos escuchado con atención y con lágrimas en nuestros ojos. Es realmente impresionante el dolor de este pueblo Qom, que ha decidido resistir hasta la muerte. Están sin agua limpia, tomando de los charcos, a la intemperie, en improvisados toldos, comiendo de lo que cada uno aporta de su magra pensión y de algunos pobladores sensibles. Están a la vera de la ruta y con firmeza. La presión es permanente y continua. De día y de noche con policías de civil, uniformados, con protectores y caballos. Ninguna autoridad provincial se ha hecho presente hasta el día de hoy para conversar en asamblea sus inquietudes. ¿Por qué ese miedo? Hace unos días, quemaron la casa de una familia. Sufrieron otro peligro en la ruta por parte de un auto que atropelló la barrera. “Por suerte, no hubo ningún herido; estamos muy mal y no entendemos por qué tanta injusticia”, comentaba Félix Díaz. La situación de violencia instalada es permanente y de a ratos peligrosa.
O sea que la Primavera no será para estos hermanos originarios, formoseños, humillados e indefensos y sin piedad en el trato inhumano que reciben. No nos acostumbremos a esta situación tan injusta y dolorosa. Como nos dijo Félix Díaz: “Para nosotros, será una Primavera sin flores”. O como dijo el gran poeta Pablo Neruda: “Podrán cortar todas las flores, pero jamás la Primavera”. Por eso ellos están resistiendo y llevan en el alma y en la acción el canto “Resistencia” de nuestra Teresa Parodi: “Nos han robado hasta la Primavera… pero no podrán con nuestra canción”.
Sigamos insistiendo en el diálogo, aportando a que se haga la Primavera para nuestros hermanos Qom. El diálogo es el único instrumento de los pacíficos.
Padre Francisco Nazar
Laguna Yema,

jueves, 23 de septiembre de 2010

En el día de La Primavera

CARTA

Primavera sin flores

Señor Director:

Hoy martes 21 comienza la Primavera, donde comienza una temporada de flores y de amores, de verdores y de esperanzas, de belleza y de pájaros que vuelan libres cantando su libertad. Es también el día de los jóvenes, estudiantes y no estudiantes, que llevan dentro de su cuerpo y de sus espíritus ese brío de los potros que cabalgan festivos llenos de vitalidad cantando “pintarse la cara color esperanza”, de Diego Torres. “Hay que sacarlo todo afuera para que nazca la Primavera”, dice ese otro canto de Mercedes Sosa, invitándonos a recrear relaciones humanas, ciudadanas y solidarias. La Iglesia celebra en este día al mártir San Mateo, que vivió su Primavera dando la vida por causa de Jesús, que lo invitó a seguirlo y a jugarse anunciando la Buena Noticia, trabajando por la ciudad igualitaria, teniendo como bastón el Evangelio. Y la dio por Jesús, por el Reino y por amor a los hombres. ¡Pero lo que son las paradojas de la vida! Primavera se llama la comunidad de los Toba Qom que llevan más de 50 días en la ruta 86 luchando por sus incuestionables derechos a la tierra y al respeto. En realidad, esta comunidad se llama Potay sapukna (pata de oso) desde mucho antes que llegaran los “blancos” a la zona. Y además, la bautizaron como una “colonia”. Tan increíble como la foto de Julio Roca, matador de indios, que llevan los billetes de $ 100 pesos de mayor valor en Argentina.

Cuando estuvimos el otro día varios curas visitando una vez más a la gente en sus reclamos, los hemos escuchado con atención y con lágrimas en nuestros ojos. Es realmente impresionante el dolor de este pueblo Qom, que ha decidido resistir hasta la muerte. Están sin agua limpia, tomando de los charcos, a la intemperie, en improvisados toldos, comiendo de lo que cada uno aporta de su magra pensión y de algunos pobladores sensibles. Están a la vera de la ruta y con firmeza. La presión es permanente y continua. De día y de noche con policías de civil, uniformados, con protectores y caballos. Ninguna autoridad provincial se ha hecho presente hasta el día de hoy para conversar en asamblea sus inquietudes. ¿Por qué ese miedo? Hace unos días, quemaron la casa de una familia. Sufrieron otro peligro en la ruta por parte de un auto que atropelló la barrera. “Por suerte, no hubo ningún herido; estamos muy mal y no entendemos por qué tanta injusticia”, comentaba Félix Díaz. La situación de violencia instalada es permanente y de a ratos peligrosa.

O sea que la Primavera no será para estos hermanos originarios, formoseños, humillados e indefensos y sin piedad en el trato inhumano que reciben. No nos acostumbremos a esta situación tan injusta y dolorosa. Como nos dijo Félix Díaz: “Para nosotros, será una Primavera sin flores”. O como dijo el gran poeta Pablo Neruda: “Podrán cortar todas las flores, pero jamás la Primavera”. Por eso ellos están resistiendo y llevan en el alma y en la acción el canto “Resistencia” de nuestra Teresa Parodi: “Nos han robado hasta la Primavera… pero no podrán con nuestra canción”.

Sigamos insistiendo en el diálogo, aportando a que se haga la Primavera para nuestros hermanos Qom. El diálogo es el único instrumento de los pacíficos.

Padre Francisco Nazar

Laguna Yema,

domingo, 19 de septiembre de 2010

Conflicto de Tierras en Cruz del Eje


Una vez más se evidencia el conflicto existente entre el modelo del agronegocio y la vida campesina.

El empresario Bautista Casimiro Balduzzi1 volvió a intentar arremeter contra la comunidad de San Antonio, paraje rural al Norte de 55km. de Cruz del Eje, contrariando una manifestación expresa del juez competente para accionar sobre el campo de la familia Ozán2.

El pasado 9 de Septiembre, una topadora contratada por Balduzzi y manejada por Cacho Santucho entró en el campo de la familia Ozán con el objetivo, como reconoce el propio Santucho, de tapar la represa y el único pozo de esta familia (como ya había realizado 5 años atrás con postes y varillas de un corral que él mismo desarmó).

Para accionar dentro del campo de la familia Ozán, Balduzzi contrató a dos servicios adicionales de la policía local con móvil oficial incluido desde donde siguió la escena. Y utilizó un permiso para realizar una picada perimetral en otro campo expedido por Córdoba Ambiente para intentar justificar el uso de la topadora dentro del campo de los Ozán. Es decir, al mismo tiempo engaña a Córdoba Ambiente, utiliza el servicio adicional de la policía para un acto ilegal, y miente al Fiscal de turno invocando una autorización inexistente.

¿Cuánto poder puede tener un empresario que sin autorización judicial puede arrasar con pozos, represas, y hasta con las casas de los poseedores ancestrales?
¿Cómo puede ser que la policía local esté custodiando una acción ilegal?
¿Cómo sentirnos seguros en nuestras tierras si la policía trabaja por contrato?

Ante este atropello, las familias campesinas organizadas se interpusieron frente a la topadora impidiéndole la destrucción del pozo. Otros compañeros fueron llegando y creando una estructura para resistir el tiempo necesario en el lugar.

Vecinos de la Comunidad de San Antonio frenando el avance de la topadora custodiada por la policía. En el interior del móvil policial se encuentra el empresario Balduzzi.
 
  
Ante la imposibilidad de justificar la presencia de la topadora en el campo de la familia Ozán, el fiscal recibe una denuncia de obstaculización de la vía pública. Enviando más de doce uniformados en  tres móviles, algunos de ellos vecinos de la zona, conocedores de la legítima posesión de los Ozán, y hasta un grupo de elite (GER), pidiendo nombres y documentos y con orden de fichar y prontuariar a los campesinos.
¿De dónde salió ese delito? ¿Hasta cuando van a seguir criminalizando a las organizaciones sociales por defender derechos legítimos?

La foto demuestra como la vía pública no está siendo obstruido y que la topadora está dentro del campo de la familia Ozán.
 

La situación estaba tan clara que la policía no pudo más que comprobar que el acto era dentro del campo de la familia y que no existía obstrucción de la via publica, limitándose a tomar declaración testimonial de los presentes en la Comisaría de Media Naranja y consecuentemente ordenando que se retire la topadora.

Diferentes cuerpos de la policía y vecinos observando como se retira la topadora
 

Una vez más, la vida campesina se vio amenazada por el modelo especulador que atenta contra nuestra soberanía alimentaria. Una vez más pudimos comprender cómo se relacionan los poderes para excluir a la vida campesina en la planificación de nuestra sociedad.

Una vez más, se evidenció cómo la organización de las comunidades campesinas nos permite defender nuestro legítimo derecho a luchar por una vida digna en el campo, a producir alimentos sanos para alimentar a los pueblos!

Por eso, caminando hacia el I Congreso del Movimiento Nacional Campesino Indígena, las comunidades del Movimiento Campesino de Córdoba nos sentimos dignas y orgullosas de gritar juntas y juntos:

¡Ni un metro más!
¡La tierra es nuestra!


                                                                                                               

miércoles, 15 de septiembre de 2010

El otro campo en marcha

Movilización y acto del campesinado indígena

El Movimiento Campesino Indígena cerró su primer congreso con una masiva marcha a Plaza de Mayo. Reforma agraria y soberanía alimentaria, claves para otro modelo agropecuario.

Por Darío Aranda
/fotos/20100915/notas/na20fo01.jpg
La movilización partió del Puente Pueyrredón, atravesó la ciudad y terminó en la Plaza de Mayo.
Avenida de Mayo después del mediodía. Oficinistas almuerzan en un restaurante de nombre inglés y miran sorprendidos detrás del vidrio. En la calle marchan dos mil campesinos, remeras rojas y verdes, banderas y un grito inédito sobre la histórica avenida, que retumba frente al bar: “¿Quiénes somos? ¡Campesinos! / ¿Qué queremos? ¡Tierra, trabajo y justicia!”. Gritan hasta la afonía dos mil integrantes del Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI), integrado por 20.000 familias de diez provincias. Fue el cierre del primer congreso de la organización, cuatro días de debates, donde consensuaron formas para fortalecer un modelo agropecuario opuesto a los agronegocios, basado en la reforma agraria integral y la soberanía alimentaria (producción de alimentos sanos para alimentar a la población local). Siete cuadras de hombres y mujeres del campo profundo. “Hace diez años nos decían locos. Ahora somos 20.000. A pesar de la Mesa de Enlace, las corporaciones internacionales del agro y algunos políticos, vamos a cambiar el modelo agropecuario”, explica con paciencia Cristina Loaiza, santiagueña, y remata con la consigna del MNCI: “Somos tierra para alimentar al pueblo”.
Jocolí en Mendoza. Paso Viejo en Córdoba. Quimilí en Santiago del Estero. San Antonio en Salta. Chos Malal en Neuquén. Sólo cinco del centenar de pequeños pueblos y ciudades desde donde partieron familias ancestrales que integran el Movimiento Campesino Indígena. Diversidad de orígenes y vivencias, pero la misma forma de vida: trabajar la tierra con sus manos, cosechar para autoconsumo familiar, entender las parcelas como el bien más preciado, no por el costo, sino por ser parte de su historia y destino de sus hijos y nietos. Por ese motivo se entiende la fuerza del canto: “Ni un metro más, la tierra es nuestra”.
Luego de cuatro días de debate, al mediodía llegaron hasta Puente Pueyrredón, emblemático lugar donde se recordó a Maximiliano Kosteki y Darío Santillán. Marcharon sobre la autopista, bajaron en Montes de Oca y sorprendieron a los vecinos, poco acostumbrados a movilizaciones de campesinos e indígenas. Susana Rosales hace flamear una bandera del MNCI, dejó Serrezuela (Córdoba) hace seis días, participó de largas horas de debate, lleva caminadas cincuenta cuadras bajo el sol y no se le borra la sonrisa de la cara.
“El Primer Congreso y esta marcha son la prueba palpable de que el campesinado está vivo y, sobre todo, en lucha. Hace tiempo que frenamos topadoras y echamos a empresarios que quieren nuestros campos. Ahora iremos por más, soberanía alimentaria y reforma agraria integral”, avisa Rosales, de 22 años, ideas claras y con voz suave pero firme señala un “enemigo” de la vida campesina: “Los grandes medios de comunicación son socios de la Mesa de Enlace, de la soja y las multinacionales de semillas y agrotóxicos. Esos medios no dicen la verdad, sólo cuidan su negocio”.
El MNCI forma parte de la Vía Campesina, organización internacional de campesinos e indígenas presente en 69 países de cuatro continentes que desarrolló el concepto de “soberanía alimentaria”.
Roberto Cruz tiene 40 años, vive en la comunidad aborigen El Churcal de Humahuaca (Jujuy), mira con asombro la manada de personas que salen del subte en 9 de Julio y San Juan, y evalúa el congreso y la marcha: “Volvimos a decir no a la minería, no a la soja, no al modelo que saquea y contamina la madre tierra. Volvimos a mostrar nuestras prácticas de alimentos sanos para el pueblo”, afirma Cruz.
Lucía Monacci, del norte neuquino, completa: “Es un mismo modelo extractivo con distintas caras. En Neuquén no hay soja pero está el monocultivo de pino, impulsado por el gobierno, y que tiene las mismas consecuencias de desalojos y agrotóxicos. También la minería, que quiere avanzar sobre campesinos e indígenas. Como Movimiento Nacional tenemos claro que no cederemos ni un metro”.
La marcha ocupó toda una mano de la 9 de Julio. Formados en cuatro filas, hombres y (muchas) mujeres con niños ocupaban siete cuadras. Doblaron en Avenida de Mayo al grito de “reforma agraria, urgente y necesaria”, tema común en los ranchos del MNCI, pero ajeno a las ciudades. “El cuatro por ciento de los productores de Argentina manejan el 65 por ciento de la tierra. En la última década fueron expulsadas 300 mil familias del campo. Eso es el modelo de agronegocios”, se denunció desde el palco en Plaza de Mayo.
El fin de la marcha volvió a descolocar a los oficinistas. “Alerta, alerta, alerta que camina / la lucha campesina por América latina”. El grito eufórico, a metros de Casa de Gobierno, marca para el MNCI un cambio de época. Diego Montón, de Jocolí, explicó: “Siempre los grandes medios de comunicación y los funcionarios nos ningunearon. Nuestro primer congreso y la marcha fue un punto de inflexión, reconocieron al campesinado como un sujeto histórico, y al MNCI como una organización nacional con bases reales, movilizadas para lograr otro modelo agropecuario”.
© 2000-2010 www.pagina12.com.ar|

lunes, 13 de septiembre de 2010

“Este primer Congreso del MNCI es una celebración”

ENTREVISTA A DIEGO MONTON DEL MNCI



Boletín quincenal Nº 122.-Este fin de semana se desarrolló en Esteban Echeverría, provincia de Buenos Aires, el primer Congreso del Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI), una organización formada por movimientos de trabajadores y pequeños productores rurales de varias provincias argentinas. El MNCI está integrado por miles de familias que luchan por la reforma agraria integral y la soberanía alimentaria. Y se une con movimientos similares a nivel continental (la Confederación Latinoamericana de Organizaciones del Campo) y mundial (la Vía Campesina). A continuación la entrevista que realizó Prensa De Frente a Diego Monton. 

¿Cómo viene desarrollándose este primer Congreso?

“Estamos muy contentos. El congreso viene incluso mejor de los que esperábamos. Están participando cera de 1500 compañeros y la cosa se está dando con mucha mística y mucha energía. Veíamos que este Congreso era la síntesis de un proceso de 7 años de construcción, y está siendo eso: una celebración!”

“Están participando compañeros de varias organizaciones campesinas cercanas, con las que también hemos venido desarrollando actividades paralelas al Congreso. Creemos que es fundamental para ir construyendo e impulsar puntos comunes, que den cuenta de una nueva propuesta de modelos productivo y organizativo.”

¿Cómo se ubica el MNCI en la coyuntura actual, en relación a las propuestas productivas de las entidades rurales y la Mesa de enlace?

“La Mesa de enlace es la principal aliada estratégica de las transnacionales y entonces forma parte de nuestros enemigos; con ellos no hay punto de diálogo. Su propuesta es la mitigación de la vía campesina e indígena. A veces, lo hacen de manera concreta y violenta, a veces por los medios de comunicación y universidades, por ejemplo, que van invisibilizándonos…El modelo agropecuario que plantea, y que es el que imponen las transnacionales, tienen por objetivo el lucro. La vida viene después y así, todo lo que haya que sacrificar se sacrifica. El principal obstáculo a ese proyecto es les la vía campesina.”

¿Cuál es el modelo productivo que plantea la organización?

“El modelo productivo que nosotros proponemos propone invertir los valores. Para nosotros la producción de alimentos, la tierra y los bienes naturales no son mercancías. El modelo que desde hace miles de años sostiene los campesinos ve a la naturaleza no como un rival a desafiar, sino como una parte de nosotros. Somos parte de la naturaleza y por eso entendemos que su principal objetivo debe ser social.”

“Hoy se ha avanzado en la agroecología y el método de producción de alimentos campesinos. Apelamos al equilibrio de la naturaleza: proponemos la producción y el trabajo de la tierra sin agroquímicos o agrotóxicos, propone la diversidad y no el monocultivo. Por otra parte, hay un punto que es central y es la comercialización. Trabajamos mucho apuntando al desarrollo de mercados locales y el intercambio. El objetivo es que los alimentos lleguen a precios justos a quienes los necesitan.”

“Eso nos diferencia completamente de los agronegocios: el agronegocio prioza el lucro. Nosotros buscamos una estrategia para sortear el esquema de comercialización de alimentos que hoy se concentra en las transnacionales. Apostamos a la construcción de un mercado como un lugar de encuentro entre productor y el que consuma, para que sea justo y no se imponga el comercio. Para ello, apelamos a la organización popular.”

¿Qué relación se plantea con las organizaciones sociales urbanas?

“Sabemos que hoy, solamente un 7% de la población rural. Entonces no tiene sentido hablar de reforma agraria o soberanía alimentaria sin involucrar a la población de las ciudades, sin hablar de las migraciones que se han multiplicado en los últimos años. Una reforma así, debe considerar el retorno al campo.”

“Lo que trajo el neoliberalismo fue que la discusión de la lucha contra el hambre se pasó a la Organización Mundial de Comercio, y desde allí, se planteó que el hambre se iba a solucionar con la agricultura industrial. Hoy, junto con organizaciones de pescadores artesanales y otros grupos que comenzaron a organizarse, estamos disputando esa concepción, participando de lo que se llama Diálogo Nacional por la Reforma Agraria, la Soberanía Alimentaria y el Desarrollo Rural. Luchamos por disputar el lugar de los técnicos y burócratas, buscamos que la FAO se desprivatice y vuelva a darse ese debate desde una visión real.”

¿De qué se trata la movilización del martes 14?

“La movilización del martes tiene como principal objetivo la posibilidad de dar mayor visibilidad al Congreso. Al mismo tiempo, intenta ampliar una instancia de dialogo con otras organizaciones y con el resto de la sociedad. Hemos invitado a todos lo que comparten nuestra lucha a sumarse.”

“La calle es el lugar en el que nos sentimos más cómodos, y por eso decidimos terminar el congreso allí, sosteniendo nuestras principales consignas, como “Somos tierra para alimentar a los pueblos” que nos interesa compartir. Además, la idea es leer las principales conclusiones de estos días de puesta en común en el congreso.”

“Estamos en una etapa en la cual el capital financiero, que está pasando un momento de crisis, busca refugiarse en los bienes naturales, comprando tierra, apostando a la minería, etc. Creemos que este proceso va a seguir y se va a profundizar la disputa por el territorio. Por eso buscamos consolidar, ampliar y profundizar nuestras alianzas, tanto rurales como urbanas, entendiendo que este proceso también repercute en las ciudades. Tenemos que poder impedir esa embestida, revertir el proceso; para ello hay que seguir organizándose.” 

Primer congreso nacional del MNCI

MOVIMIENTO NACIONAL CAMPESINO INDÍGENA


Boletín quincenal Nº 122.-Este fin de semana se llevará a cabo en Esteban Echeverría, provincia de Buenos Aires, el primer Congreso del Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI), una organización formada por movimientos de trabajadores y pequeños productores rurales de varias provincias argentinas. El MNCI está integrado por miles de familias que luchan por la reforma agraria integral y la soberanía alimentaria. Y se une con movimientos similares a nivel continental (la Confederación Latinoamericana de Organizaciones del Campo) y mundial (la Vía Campesina). Después de cuatro días de debates, charlas, proyecciones, ferias de productos y místicas, el congreso finalizará el martes 14 de septiembre, con una caminata hasta plaza de Mayo, y en el lugar un acto y cierre musical. Difundimos a continuación el programa de actividades. 


CRONOGRAMA DE ACTIVIDADES
Primer Congreso del Movimiento Nacional Campesino Indígena

Jueves 9
16 hs. Conferencia de prensa. Con presencia de organismos de Derechos Humanos y Diputados en el Salón José Luis Cabezas, Congreso de la Nación 

Viernes 10
9 a 18 hs. Diálogo Nacional por la Reforma Agraria, la Soberanía Alimentaria y el Desarrollo Rural de la FAO, Sede de la Federación gráfica bonaerense, Paseo Colon 731, Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Actividad cerrada a prensa e invitados.
22 hs. Recital de la asamblea de mujeres. Verónica Condomí, Norma Aguirre y copleras de Jujuy en el Sindicato de Pasteleros

Sábado 11
15 hs. Apertura del Congreso. Mística de apertura.
Feria desde las 15 horas.

Domingo 12 y Lunes 13
Feria de productos, charlas y proyecciones abiertas. Conocer al Movimiento, como funcionan los Dos modelos, dialogar con los protagonistas.
Desde las 10 hasta las 17 horas.

Martes 14
Caminata y Acto en la Plaza de Mayo. 15 horas aprox. Arbolito, Rubén Patagonia y Rally Barrinuevo.

El congreso se llevará a cabo en el Sindicato de Pasteleros, Ruta de la Tradición (Ex Camino de Cintura) 6455, Esteban Echeverría, Provincia de Buenos Aires.

COLECTIVO 32: Once hasta Olimpo
COLECTIVO 92: Hasta Olimpo
COLECTIVO 306: Spegazzini a San Justo y Pte La Noria a Spegazzini
COLECTIVO 406: San Justo a Burzaco o a Lomas de Zamora AUTOMOTORES LA PLATA (COSTERA CRIOLLA)
COLECTIVO 92 “B” MINI BUS 7 DE AGOSTO: Cerrito y Sarmiento (Confitería Jockey Club) llamar al 4281-7300/4281-7227/4281-7227 

Contacto: congreso.mnci@gmail.com

Martes 14 de Septiembre Marcha del MNCI




Como cierre  y celebracion de nuestro  primer Congreso  Nacional en Buenos Aires,  realizarermos una marcha a la Plaza de mayo.  Concentramos el martes 14 de setiembre a las 11 hs en el Puente Pueyrredón.
 
 

CONVOCATORIA A LA MARCHA DEL MOVIMIENTO NACIONAL CAMPESINO INDÍGENA
 
 

Hemos construido, desde las actividades previas y  acciones, un proceso que culmina el Primer Congreso Nacional Campesino Indigena, en el cual participan organizaciones campesinas  indigenas de 10 provincias de nuestro país, dando como resultado una proyección de unidad política hacia adentro de sus centrales, sus comisiones, sus comunidades y sus organizaciones amigas y compañeras, tanto nacionales como internacionales.  

Su último mensaje dentro de este marco de actividades es, el martes 14, una marcha desde el Puente Pueyrredón,  símbolo de la entrada  a Capital y de las luchas de la clase trabajadora, los descamisados, exlcuídos del campo y la ciudad, en nuestro pais  y donde además, cayeran resistiendo Dario y Maxi, ejecutados por una policía y una política plena de impunidad.  

Marcharemos desde allí, con otras organizaciones amigas,  atravesando la ciudad, buscando contarles a los pobladores y pobladoras de la Ciudad, los problemas y los dilemas a los que nos enfrentamos en este sistema, y contando al mismo tiempo nuestras propuestas, basadas en la soberanía alimentaria y en la reforma agraria integral, no solo para nuestros territorios sino que entendemos deben ser asumidas por toda la sociedad, como parte de una propuesta popular, por un país para todos los pueblos del mundo.

Esperamos, para dar esta pelea, a las organizaciones, los amigos y amigas y a aquellos y aquellas que estén interesados de hacer de este un mundo mejor, a adherir a la marcha que arrancará a las 11 horas y que tendrá como punto final la Plaza de Mayo, para terminar con alegría esta caminanta con un recital de Rally Barrionuevo, Arbolito y Verónica Condomí y Rubén Patagonia, el Culebrón Timbal y  Karamelo Santo. 

Los esperamos a todos y a todas, como siempre, para ir de la mano caminando juntos y juntas, por una nueva sociedad, alternativa al capitalismo, con justicia social, democracia y soberanía popular y respeto de la naturaleza.

Las organizaciones y compañeras y compañeros que quieran adherir les pedimos que nos lo hagan saber a 
secretaria.mnci@gmail.com 
 
 
 
 
Somos Tierra, para alimentar a los Pueblos!
 
Movimiento Nacional Campesino Indígena
 
CLOC – Vía Campesina

domingo, 12 de septiembre de 2010

Documento Síntesis de la Primera Asamblea de las Mujeres del Movimiento Nacional Campesino Indígena




10 Y 11 DE SETIEMBRE DE 2010 BUENOS AIRES


            Nosotras, mujeres, luchadoras, militantes, campesinas, urbanas, indígenas, trabajadoras reunidas en nuestra primera Asamblea del Movimiento Nacional Campesino Indígena ( MNCI) reivindicamos y reafirmamos nuestra lucha por la Soberania Alimentaria y la Reforma Agraria Integral en defensa de nuestros territorios.
Día a día, como nuestros ancestros,  producimos, cuidamos a los animales, defendemos y luchamos por la tierra. Seguimos sosteniendo nuestro rol, como guardianas de las semillas. Producimos alimentos con nuestras familias, en forma comunitaria, recuperando prácticas ancestrales. Defendemos nuestros territorios para vivir de nuestro trabajo de manera orgánica, sana, cuidando el suelo, sin transgénicos. Desde nuestras organizaciones hemos aprendido a participar, a que nuestra voz sea escuchada, a valorarnos, a sentirnos capaces, a reconocernos como sujetos de derechos, a ser libres.
Por eso nuevamente exigimos que nos respeten como seres humanos, como pueblos originarios, como campesinas y urbanas, trabajadoras, que no haya atropellos, que no seamos explotadas, tener los medios para poder producir nuestros alimentos, que se protejan nuestros bienes naturales. Nos manifestamos  en contra de la minería a cielo abierto, de la contaminación, de los monocultivos y de los agrotóxicos, impulsados por el modelo del agronegocio.

Para poder seguir construyendo la vida en nuestros territorios, con escuelas, educación, salud, caminos, agua, para que nuestros niños y jóvenes puedan quedarse en ellos.

Porque soñamos un mundo para todos y todas, una organización en donde compañeros y compañeras podamos participar, decidir, resistir, luchar.
Porque somos capaces de parar topadoras, porque damos vida como las semillas, porque alimentamos como la madre tierra, porque hay que seguir sembrando semillas, y como a esas semillas hay que regarlas ….nos comprometemos:
A apoyar a los compañeros y las compañeras que están resistiendo y se sienten solos en la lucha
A participar permanentemente
A resistir y quedar firmes ahí donde estamos
A formarnos como militantes
A enseñarles a nuestros hijos a luchar, a defender lo que es de ellos
A marchar
A acompañar a quienes recién se están sumando a la organización, formar y transmitir experiencias
A seguir siendo decididas, empujando y apuntalando la lucha
A difundir nuestras prácticas y experiencias para que seamos más.
A resistir y saber que vamos a seguir luchando por lo que nos pertenece, por lo que es nuestro, tanto en los barrios como en el campo.
A llevar el compromiso a cada uno de los territorios.
A seguir participando en reuniones, a promover los intercambios
A seguir asumiendo tareas importantes
A trabajar por la autoestima de todas
A tratar de cambiar nosotras primero para cambiar el machismo
A romper con el individualismo y la propiedad privada.
 A que crezca el Movimiento porque nos hace saber que tenemos derechos.
A crear relaciones más igualitarias entre el hombre y la mujer
A aprender y compartir lo que sabemos.

Saber que no estamos solas luchando sino que somos muchas
nos da fuerzas para seguir construyendo ese mundo más justo y solidario que
soñamos

PORQUE SOMOS TIERRA PARA ALIMENTAR A LOS PUEBLOS
¡Globalicemos la Lucha, Globalicemos la Esperanza!!!!!

Inauguración del Primer Congreso del MNCI

“Ya saben quiénes somos”

Quedó inaugurado I Congreso del Movimiento Nacional Campesino Indígena de Argentina


Con un acto musical y místico en la sede del sindicato de pasteleros en el Conurbano bonaerense, dio inicio este sábado 11 de setiembre el primer Congreso Nacional del movimiento de los campesinas y campesinos indígenas argentinos.

Este encuentro con más de 1500 delegados e invitados internacionales es el resultado de lo que definen sus protagonistas como una auto-construcción “de a poquito” con dos décadas de expresión organizada y varios hitos en la inclusión de la problemática campesina en la agenda de su país.

“Somos respuestas para ahuyentar a la duda” dijo Susana Rosales del Movimiento Campesino de Córdoba en relación a la extensa tradición de este movimiento nacional, integrante de la Vía Campesina Internacional y la Coordinadora de Organizaciones del Campo (CLOC) de América Latina en cuanto a propuestas para la soberanía alimentaria, el hambre y el cambio climático, las cuales han sido sistemáticamente desoídas por parte de las autoridades.

En los pasillos, graderías y céspedes se mezclan provincias, edades y tareas: como en una colmena, nadie parece sin función, en tanto un equipo de comunicadores trabajan compartiendo producciones desde una sala de prensa agetreada y sembrada de colchones y sacos de dormir.


Trabajar el recuerdo

Angel Strappazzón, quien trabaja en el área de coordinación internacional desde su localidad de Quimilí en Santiago del Estero, señaló que en su camino hacia la articulación internacional, el MNCI ha sabido detener topadoras antes que estas arrollaran viviendas rurales, expulsar grandes empresas de campos campesinos, enfrentar la represión y generar alternativas de producción y comercialización eficaces en sus varias centrales distribuidas en diferentes provincias y aún en la capital argentina.

“Ahora ya saben quienes somos”, dijo Angel en un gimnasio donde ocupaban el centro los elementos básicos de la simbología campesina: semillas, agua, tierra, flores, agua y fuego, además de las banderas de la plurinacionalidad y de las múltiples organizaciones miembro del MNCI.

Otro de los cometidos del Congreso es “recordar, desarmar y volver a construir nuestros recuerdos”, despejándolos de la visión oficial según la cual los pobres del campo son improductivos y “molestan al progreso”, dijo Angel.

El Congreso cuenta con delegaciones de países de la región como Paraguay, Chile, Uruguay, el Movimiento Sin Tierra de Brasil, así como de grupos de apoyo internacionales, de Cataluña y el País Vasco.

El encuentro se realiza bajo el lema “Somos tierra para alimentar a los pueblos” y en las palabras de apertura, Angel expresó que las comunidades campesinas adquieren una importancia clave en la tarea de dar alimentos sanos a las poblaciones y a preservar territorios”.

En las gradas y paredes del estadio donde se efectuó el acto figuraban carteles recordatorios de figuras claves en la lucha latinoamericana por los derechos de los desposeídos de la tierra y de las ciudades, entre ellos el militante bonaerense Darío Santillán, Azucena Villaflor, Augusto C. Sandino, Santucho, el educador brasileño Paulo Freire, el mexicano Pancho Villa, Tupac Katarí, entre muchos otros.

El también integrante de Mocase, Gringo Farías, preguntó: “¿Dónde está la Mesa de Enlace, asesinos que vienen a matar nuestras semillas criollas?”. La denominada Mesa de Enlace es la corporación de dirigentes de las grandes patronales rurales argentinas que vienen enfrentándose al gobierno de Buenos Aires por las retenciones impositivas a la exportación de soja transgénica.

El Congreso cuenta con una feria permanente campesina con productos traídos desde los territorios por las diversas centrales del MNCI.

Durante esta jornada inicial cientos de visitantes, estudiantes, familias, y miembros de organizaciones amigas como Madres y Abuelas de Plaza de Mayo recorrieron las instalaciones del sindicato y dialogaron con los llegados de la Argentina campesina que ocasionalmente aparece en el fárrago mediático de esta capital.

En una carpa espacialmente acondicionada, trabajan hombres y mujeres a la par, preparando alimentos para almuerzos, meriendas y cenas para todos sin preguntarle de donde son.

En paralelo funcionan las comisiones internas que derivarán en la publicación de documentos políticos y de organización interna del Movimiento Nacional, que cada día parece ocupar un lugar de reivindicaciones populares auténticas en un mapa político argentino signado por la fragmentación.


El martes 14, dando cierre a su cónclave los y las campesinas marcharán desde Puente Pueyrredón hasta la Plaza de Mayo.

Primer Congreso Campesino en Buenos Aires


Entre hoy y el martes, el Movimiento Nacional Campesino Indígena debatirá otro modelo productivo

"Cuando comenzamos a organizarnos, siete años atrás, la cuestión campesina casi no estaba en la discusión. Hoy esta instalada, tenemos un movimiento con capacidad de mostrar acciones concretas y con una potencialidad grande", contó a LA NACION Diego Montón, campesino mendocino e integrante de la secretaria nacional del Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI), que desde hoy y hasta el martes próximo concretará su primer Congreso Nacional, en el predio que el Sindicato de Pasteleros tiene en Esteban Echeverría (Camino de Cintura 6455).
El MNCI se ha desarrollado en diez provincias, con una participación activa de más de 20.000 familias campesinas e indígenas y una acción territorial que incide en más de 100.000 familias. "El Estado ha comenzado a tener en cuenta la problemática campesina. La creación de la Subsecretaría de Desarrollo Rural y Agricultura Familiar y muchos de los contenidos del Plan Estratégico Alimentario (PEA) demuestran que hemos logrado introducir varios elementos propios. Ahora habrá que luchar para que los recursos estatales se distribuyan más equitativamente entre el agronegocio y la agricultura campesina", dijo Montón. Y agregó que durante el congreso los ejes de reflexión serán "la reforma agraria integral y la soberanía alimentaria".
-¿Cuál es la situación del campesino hoy?
-Hay más de 400.000 familias campesinas indígenas en el país en diferentes formas de supervivencia. Aun hoy existen muchos conflictos en los cuales las comunidades son acosadas y desalojadas. La concentración de la tierra y del agua es un flagelo producto de las políticas que ha promovido la agricultura industrial como única forma de producción y vida en el campo. Sin embargo, es la agricultura campesina la que puede resolver una parte importante de la crisis que atravesamos, dado que ella es agroecológica y dinamiza los mercados locales, generando trabajo genuino, alimentos sanos y precios justos.
-¿Cuáles han sido los logros del trabajo comunitario del MNCI?
-Las comunidades organizadas han logrado resistir desalojos, desmontes e incluso recuperar territorios usurpados por el agronegocio. También mejorar la producción y establecer experiencias de agroindustria campesina que le dan valor agregado al producto y generan trabajo. Ejemplos hay muchos: fábricas de quesos, de dulces y de salsas; bodegas de vino campesino, y carpinterías. Además, la organización regional permite que varias comunidades puedan encadenar sus producciones, tal el caso de lo que llamamos la cadena del tomate, que integra comunidades que hacen plantines en invernaderos, con otras que cultivan el tomate y otras que elabora la salsa que luego es comercializada por el MNCI. Así se obtiene un precio justo para todos los eslabones de la cadena.
Pero Montón agrega que el trabajo del MNCI va mucho más allá de la actividad productiva. De hecho, han formado botiquines comunitarios y hasta centros de salud, en manos de las comunidades. También se trabaja en la formación de los jóvenes en áreas que van de la informática hasta la producción agroecológica, con métodos y sistemas adaptados a la vida campesina, y ejes particulares en la defensa de bosques y ríos.
-¿Qué traba el progreso de las familias campesinas?
-La concentración de la tierra y del agua en pocas manos, y la legislación actual que no permite el acceso a las mismas a las familias sin tierra. Es imperioso que quienes emigraron a las ciudades puedan retornar al campo. Y para ello es necesario que el Estado tenga en cuenta al campesino como sujeto de desarrollo y promueva su modelo productivo con subsidios, infraestructura comunitaria y comprando sus productos, por ejemplo, para los comedores escolares. Es prioritario dinamizar los mercados locales y las ferias para eliminar intermediarios y disminuir la concentración y los monopolios que hoy forman los precios.
En los últimos tiempos, desde el Ministerio de Agricultura de la Nación se evidenció un acercamiento a la problemática campesina, por caso, en noviembre pasado, el ministro Julián Domínguez visitó comunidades campesinas en Santiago del Estero. "Hemos visto algunas acciones positivas que muestran un cambio de rumbo del Gobierno, sin embargo aún esta muy discriminada la agricultura campesina a la hora de programas y recursos. Uno de nuestros principios es la autonomía de partidos y gobiernos, y lo sostenemos", aseguró Montón.
El MNCI hoy trabaja en hacer visibles las luchas de las comunidades, y afirma que la denominación genérica de "campo" no los incluye. "En ocasión de la discusión por la 125 dijimos «no somos campo, somos tierra» porque no tenemos nada que ver con la Mesa de Enlace. Quienes vivimos y trabajamos en el campo nos consideramos parte de la tierra; parte de la naturaleza, no las vemos como mercancías. Producir alimentos ha sido históricamente nuestro rol y nuestra razón de ser", señaló Montón. Y añadió: "Los campesinos podemos alimentar al pueblo y no hablamos de volver a esquemas románticos, hay tecnología apropiada y la estamos desarrollando".
Dante A. Rofi
LA NACION 

El reclamo campesino llegó a la ciudad

SE CELEBRA EL PRIMER CONGRESO DEL MOVIMIENTO NACIONAL QUE NUCLEA A FAMILIAS RURALES

Representantes de la organización deliberan en Buenos Aires sobre los obstáculos y desafíos en la lucha por la tierra. 
 




La voz invisible del interior rural, la de la vida comunitaria, la voz indígena y campesina, la de los montes y las huellas, la que no se escucha cuando se habla de retenciones o de glifosato, de exportaciones o de soberanía alimentaria, se multiplica por estos días donde atienden los que mandan. Unos 2000 hombres y mujeres, que viven de la tierra, en la tierra, festejan, en Buenos Aires, desde el viernes y hasta el martes, el primer Congreso del Movimiento Nacional Campesino Indígena (MNCI), integrado por 20 mil familias con una acción territorial que implica a otras 80 mil a lo largo del país. Y llegaron con una agenda cargada: el jueves se mostraron en el Congreso de la Nación, el viernes participaron en las discusiones dentro de un encuentro de la FAO (Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), seguirán en estas horas con debates y enhebrando propuestas, y el martes cerrarán con un recital con feria alimentaria en la mismísima Plaza de Mayo.
EL MNCI es un caso raro. Una organización con apenas siete años. Un movimiento sin una orga política detrás. Que creció a pasos largos y tiene conexiones regionales e internacionales con la Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo y la Vía Campesina. Un espacio cuyas destrezas –aprendidas a la fuerza– están relacionadas con la lucha por la tierra. Una batalla invisible pero feroz. Con los empresarios y las autoridades judiciales y políticas alineadas del mismo lado, del lado de enfrente.
El MNCI, sin embargo, llega a su primer Congreso con la convicción de que algunas cosas cambiaron para bien en los últimos tiempos. “Se ha abierto en la Argentina, curiosamente, desde la soja y las retenciones, el debate político. Se empiezan a abrir los ojos en la cuestión de los alimentos, se empieza a ver que no es lo mismo un modo de producción que otro. Que tenemos que discutir qué comemos y quién nos provee esa comida. Hay que dar ese debate. Porque comer nos cruza a todos. La alimentación es un debate central. No nos interesa el vedettismo, pero sí contribuir a un debate central. Que nuestros legisladores se den cuenta que es un discusión clave”, le destacó a Tiempo Argentino, Ángel Strapazzón, dirigente del Movimiento Campesino de Santiago del Estero (que surgió como respuesta a la fuerte ofensiva de los días negros del juarismo).
A pesar de esos cambios políticos positivos, que para los miembros del MNCI son, al menos, “un principio”, la visión que los campesinos tienen de la Argentina rural es demoledora. “Los agronegocios y las transnacionales continúan el despojo, arrasando bosques y montañas para llevarse nuestros bienes naturales, dejando suelos depredados, aguas contaminadas, desempleo, enfermedades y hambre. Continuando con un éxodo rural que sigue alimentando megalópolis insostenibles, donde la marginalidad provoca guerras sin sentido, donde la cultura del consumismo genera demandas energéticas que son imposibles de satisfacer sin destruir nuestro planeta”, dicen en su último documento. Y más: “Hoy el modelo económico sigue concentrando las ganancias en un sector privilegiado, mientras que las mayorías nos encontramos en la pobreza. La tierra está cada vez más concentrada y los terratenientes y agroempresarios nucleados en entidades con historia de genocidio como la SRA y la CRA usan nuestro territorio en función de las necesidades europeas y sólo pensando en maximizar aun más sus desproporcionadas ganancias.”
Los campesinos de Córdoba, Santiago del Estero, Mendoza, Jujuy, San Juan, Salta, Neuquén y Buenos Aires, acompañados por organizaciones sociales de otras provincias, ratificarán, una vez más, la lucha por la reforma agraria y la soberanía alimentaria. “En defensa de las semillas campesinas indígenas, por la naturaleza y la Madre Tierra, por la vida campesina e indígena, por la vuelta de los pobres de las ciudades al campo”, destacan. Quieren una nueva sociedad. Y por eso es que viven en su tierra. Pero andan de acá para allá. 

PRIMER CONGRESO MNCI

Primer ASAMBLEA DE MUJERES Y PRIMER CONGRESO DEL MNCI CLOC

Primer ASAMBLEA DE MUJERES Y PRIMER CONGRESO DEL MNCI CLOC
click en imagen

20 AÑOS MOCASE VIA CAMPESINA

20 AÑOS MOCASE VIA CAMPESINA

BETY CARIÑO: MILITANTE ANTIMINERA ASESINADA EN OAXACA - MEXICO

Discurso de Bety Cariño. Tecuán News- Kolectivo Azul. Embajada de Canadá. 3 de diciembre de 2009